¿Todos los Estados deben ser laicos y combatir las mismas causas?

No. No se puede obligar a todo Estado a adaptar los mismos principios laicos que otro Estado tenga, pero sí se puede buscar la manera de llevar a acabo los principios universales de respeto de la dignidad humana y la libertad de expresión y de pensamiento.