¿Es la laicidad un concepto negativo asociado con la prohibición?

De ninguna manera. La laicidad tiene como objetivo preservar la igualdad de trato entre los ciudadanos, independientemente de sus creencias religiosas o ausencia de éstas, por lo que es necesario rechazar las perversiones clericales y fundamentalistas (por ejemplo los integrismos), así como ciertas tentativas políticas retrógradas (como la oposición al derecho al aborto, pretensiones de ser superiores de las leyes divinas sobre las leyes democráticas). El rechazo de la laicidad a este tipo de acciones busca preservar el interés general.